SI PIENSA EN CIRUGÍA ESTÉTICA BUSQUE UN MÉDICO IDÓNEO
El antes y el después de una liposucción. En toda cirugía hay riesgos, por eso buscar cirujanos idóneos es la forma de asegurar óptimos resultados.
Redacción/LA PATRIA 
Manizales

Quería darse ese gusto y su condición de mujer casada, madre de dos hijas y profesional en Bacteriología fueron motivos suficientes para que Ángela María Guzmán planeara con mayor responsabilidad la cirugía para aumentar el tamaño de su busto. Durante dos años indagó por un buen cirujano para que le practicara la mamoplastia de aumento.

“Mejorar mi aspecto era el objetivo, pero esto no era suficiente porque debido al temor que uno siente cuando le nombran la palabra cirugía, quise cerciorarme que estaría en buenas manos y con gente competente y por eso después de dos años de planearla decidí acudir al doctor Luis Bernardo Trujillo”, dice.

Este es uno de los profesionales de Manizales que forma parte de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica.

Hace un año que Ángela María se practicó la cirugía. Dice que se siente muy bien y que llenó las expectativas que tenía, aunque es consciente de que más tarde puede necesitar otra. Estoy feliz, y aunque no quedé como modelo de revista, creo que las expectativas que tenía con la cirugía han dado el resultado esperado.

Por su experiencia exitosa recomienda a las personas que desean realizar algún cambio en su aspecto físico que verifiquen si el cirujano plástico está acreditado, si pertenece a la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, entidad que avala el trabajo de estos profesionales, como en algunos casos también lo hace el Ministerio de Protección Social.

Recalcó que es clave el sitio en donde se va a realizar la cirugía, así como el equipo de colaboradores, que sean profesionales de la salud.

“Me dan pánico las clínicas de garaje, porque una mala cirugía plástica quién la devuelve, además hay que fijarse que sea un cirujano plástico calificado, y no un médico general porque muchos dicen que hicieron una especialización en estética y eso no es lo mismo”. 

Confianza

Jorge* y Gloria* lo que buscaron a la hora de practicarse sus cirugías se resume en una palabra: “confianza”.
Jorge, comerciante de Manizales, se ha practicado tres cirugías. Motivado por mejorar su presentación personal acudió a donde un cirujano plástico para que le realizara un trasplante de cabello, de esto hace más o menos ocho años.

Comenta que conocer a otras personas que se habían practicado este procedimiento fue mejor porque es la credencial de confianza en el cirujano. Quedó tan satisfecho que regresó para un estiramiento de párpados. La más reciente cirugía que se practicó fue hace 15 días: un estiramiento de piel.

Para Gloria, ama de casa de 53 años, los cambios han ido más lejos, hace 11 años visitó por primera vez al cirujano plástico. Afirma que después de mucho indagar llegó al consultorio de un cirujano de confianza y desde esa época se ha practicado diferentes cirugías plásticas.

“Uno empieza y no para”. Así define Gloria su interés por mejorar su cuerpo y dice que lo hace por vanidad porque siempre quiere estar bien. 
“Me he hecho de todo, desde láser con CO2, a los pocos meses mamoplastia de seno y luego un miniestiramiento facial. Después, con los años, una bleflaroplastia, más adelante prótesis de glúteos, dos liposucciones y, recientemente, me mandé a cambiar las prótesis de los senos por unas más grandes”.

A través de todos los años que lleva Gloria en estos tratamientos está convencida que al momento de una cirugía la disposición y el estado de ánimo cuentan mucho, porque a la hora de un cambio físico el momento sicológico y emocional son básicos. “Uno no puede pretender que el cirujano plástico haga milagros y que le arregle la vida, soy consciente que ellos ayudan mucho y lo mejoran, pero milagros no hacen”.

“De alguna manera voy a seguir hasta donde sea posible, no con las expectativas de que voy a quedar 30 años menor porque estos tratamientos te refrescan y te dan un aire nuevo, pero no te convierten en una señorita Colombia, por eso son muchas las personas que después quedan inconformes porque querían un cambio radical y casi total”.

Reconstructor

Una de los aspectos que tuvieron en cuenta estos pacientes para ponerse en manos del cirujano plástico fue la acreditación de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica. Explica Luis Bernardo Trujillo que esta sociedad no es una agremiación sindical sino de tipo científico y que les da a los pacientes más credibilidad y confianza “porque todos los que estamos en la sociedad cumplimos con todos los requisitos de ley”.

Le queda más fácil a la gente cerciorarse de que si se pertenece a la Asociación se cumple con todos los requisitos, además porque constantemente hay que presentar trabajos e investigaciones y asistir a cursos nacionales e internacionales. “Puede haber legales por fuera de la Asociación, aunque son muy poquitos, pero que los hay los hay”, afirma Trujillo.

Algunos requisitos que exige el Ministerio de Protección Social a los cirujanos plásticos se cumplen con ciertas acreditaciones por cursos en otros países, por eso algunos médicos cirujanos pueden trabajar sin ser miembros de la sociedad.

Mientras que en el título de Médico diga que es cirujano, este puede practicar operaciones, porque la ley exige lo que les exige a todos, pero el Estado y la ley explican que si ese profesional tiene alguna complicación al practicar una cirugía estética, les cae el peso de la justicia por impericia, sostiene Trujillo.

Lo más grave es que se calcula, que el 20% de las cirugías plásticas que se realizan en el país las practican médicos empíricos. Generalmente en este tipo de casos es cuando se aumentan los riesgos.

Para estos tres pacientes la seguridad que tienen en su cirujano les da la confianza para pensar que los resultados serán óptimos. Afirman que conocen su trabajo y por eso se han puesto en sus manos y que de alguna manera no esperan ser modelos de revista pero sí mejorar su aspecto.

Sin embargo, para que estos cambios perduren Gloria recomienda el cuidado integral del cuerpo, “porque no puedo pretender estar bonita por fuera y sentirme mal por dentro” por eso aconseja la práctica del ejercicio moderado, que le ayude a tonificar su cuerpo y una dieta balanceada que la mantenga saludable.

“Yo defino al doctor Luis Bernardo como mi reconstructor por muchos años y hasta ahora entro a cada cirugía completamente tranquila y confiada, no sé qué pasará con la próxima que me haga porque también soy consciente de que en la medida que maduramos nos sensibilizamos más, vamos tomando conciencia de que las mejoras pueden ser mas riesgosas y de hecho lo son por la edad”.

*Se cambió el nombre por petición de la fuente.

Tomado del periodico LA PATRIA, sección SALUD, fecha 23/04/06